jueves, septiembre 28, 2006

Curso de Fotografía en el Cajón del Maipo

Hace aproximadamente un mes vi un artículo en la Revista de Viajes de El Mercurio, una pequeña cápsula que señalaba la existencia de un sitio web orientado a cursos de fotografía y, lo que más me atrajo la atención fue el hecho que fuera efectivamente en terreno, es decir, outdoor!

El sitio es fototrekking.cl y, su dueño / profesor es Pablo Jeffs Munizaga. Al revisar el sitio encontré un testimonio de Anita Bonifetti Dall'Orso, hija de un amigo de mi papá y, que es bastante asidua tanto a la fotografía, como a las salidas a la naturaleza, esto terminó por convencerme.

Habiendo ya hecho el desembolso de la tarifa del curso ($32.000), empezó el pinponeo de mails con Pablo para afinar la fecha, el equipamiento a llevar y otros detalles adicionales. De hecho también me envió unos apuntes para ir preparando mis conocimientos.

El pasado sábado se hizo realidad el curso, nos juntamos en Plaza Italia a las 7:20 AM, eramos cuatro los alumnos, pero una niña no llegó. Los otros dos eran Julie y Raimundo, quienes ya habían participado en otros cursos con Pablo previamente.

Tomamos un minibus rumbo al Cajón y paramos a tomar desayuno en San José, en el clásico negocio de la esquina de la plaza; para luego seguir hasta dónde nos dejaría el transporte: el cabrerío de entrada a los valles de las arenas y de la engorda, en esta ocasión ibamos a "La Engorda".

Resumiendo rápidamente, muchos tips buenísimos para obtener fotografías en distintas situaciones, un día de lujo, con mucho sol y, afortunadamente todos sanos y salvos.

El lugar es realmente precioso, si hubiese habido menos nieve podríamos habernos adentrado más, pero será para más hacia el verano, pudiendo quizás llegar a la base del Volcán San Jóse, del Cerro Marmolejo, o al Refugio Plantat (Video).

Algunas del las fotos las dejé en Flickr: aquí

Gracias Pablo!

lunes, septiembre 25, 2006

Efectivamente hay muchos más videos

Hay muchísimos más y, para que hablar de la Antarctica. Unos pocos más son:

Una sinopsis de una película con tema de Punta Arenas:

Y muchísimos de la Antártica:

Videos de Magallanes

La República Independiente de Magallanes ya está ampliamente representada mediante videos en la red.

A modo de referencia, les entrego los siguientes links a algunos de los videos allí publicados, seguiré revisando y buscando otros interesantes.

miércoles, septiembre 20, 2006

Alberto María D'Agostini

Aprovechando el viaje de Pauline a Buenos Aires, le encargué que me comprara algún libro de Agostini o Gusinde, para mi sorpresa me trajo una reciente edición del año 2005, precisamente de un libro de Agostini titulado "Treinta Años en Tierra del Fuego", pinta bueno, en un tiempo más les cuento más detalles acerca de este misionero y explorador Italiano, que bien sirve de buena fuente de inspiración para mis reiteradas salidas de trekking a la montaña.

Si mal no recuerdo el pequeño canal que pasa entre Villa El Bosque y Villa Cataratas del Niágara en Punta Arenas lleva el nombre de este salesiano.

lunes, septiembre 18, 2006

Caminata en el Pochoco

A eso de las 7 de la tarde recibo un mensaje de Gonzalo invitandome a un día de trekking, dude por un minuto porque estaba realmente cansado, pero si no lo hacía ahora no lo iba a hacer nunca más, así que acepte. ¿Día entero a medio día? me pregunta Gonzalo, considerando mi deplorable estado físico y a falta de una opción de un cuarto día, opte por medio día.

Apenas acepté me di cuenta que mis all star rojas y mis jeans rotosos no eran el mejor atuendo (tenida) para esta actividad, así que salí corriendo al mall donde me compre unas botas de caña alta y unos pantalones de esos que se transforman en short. Aunque parezca compulsiva, detrás de esta compra hay una muy poderosa razón y es la de obligarme a que esta no fuera la primera y última vez que haga este tipo de salidas y con lo que me salieron esas botas les juro que no va a ser la última.

Antes de seguir adelante quiero contarles un poco de mis antecedentes. Tengo 28 años, soy uruguayo y toda la vida fui un tipo muy deportista, nade, jugué tenis, rugby, hice vela, además soy algo aventurero, eso viene de familia, cuando era chicho viví en un barco porque mi padre quiso dar la al vuelta al mundo en barco, también hice un par de travesías motorizadas, como hacer un viaje de 1600 kilometros en una mehari, salte en bugee, en paracaídas y hasta intente hacer street luge con un luge construido por mi, además tampoco soy un bicho de ciudad, durante gran parte de mi vida viví en una pequeña ciudad cerca del campo.

Pero todo eso fue hace 10 años, desde que tengo 18 hasta ahora en vivido una vida bastante sedentaria, hace 10 años que no practico ningún deporte, fumo una caja de cigarros por día, tengo unos 10 kilos de sobrepeso y paso la mayor parte de mis días frente a esta pantalla que me ha dado un lindo bronceado grisáceo verdoso.

Bueno, volviendo al tema. A las 8:40 me llama Gonzalo que me estaba esperando en la esquina de mi casa, salí puerta afuera muy entusiasmado, tanto que corrí la media cuadra que había hasta donde estaba parado el auto Gonzalo, llegué agitado, claro indicio de que este no iba a ser un día fácil.

Luego de un corto viaje en auto llegamos a los pies del cerro Pochoco que tiene 1800 m de altura con unos 1000 de desnivel, tienen que entender que soy de Uruguay donde el cerro más alto apenas sobrepasa los 500m, o sea que para mi el Pochcoco es una montaña, no un simple cerro.

Comenzamos el asenso y en los primeros 200 m yo ya me quería volver, no daba más, mis pulmones no daban a basto, me ardía la traquea y mis piernas parecían dos garrotes en llamás hasta creo que por un momento perdí la visión periférica y pensé que nunca iba a poder subir este cerro, pero por lo menos había aprendido una cosa, que Pochoco en lengua nativa seguramente significara Montaña del Infierno.

Gonzalo continuaba diciendo que esta era la parte más difícil y que después no era tan inclinado, mientras yo vomitaba en los arbustos como si hubiera tomado pisco en cantidades industriales. Creo que nunca me había sentido tan exhausto en mi vida, solamente recuerdo dos ocasiones donde me sentí tan agotado, en mi primer partido de rugby y la vez que empuje un kart en la pista por 200 metros intentando hacer que arranque.

Estaba exhausto pero finalmente creo que comprendí porque dicen que esto es desestresante, les juro que en medio de el vomito, el ardor en la traquea, la falta de aire y el constante dolor muscular en las piernas, no pensé ni un segundo en los problemás del trabajo.

Creo que las dos cosas que me permitieron seguir adelante no fueron la autodeterminación o la persistencia, sino el odio y la vergüenza. Odio que sentí por esa niñita de no más de 10 años que paso a mi lado con una sonrisa de oreja a oreja mientras yo agonizaba, es algo feo de decir pero lo admito la odié. Vergüenza sentí cuando me tope con un señor de más de 70 años que para colmo ya venía bajando. Aprovecho para pedir disculpas a toda la gente que me cruce en el camino que muy amablemente me saludo pero no pude responder debido a mi falta de aire.

Finalmente, logre pasar la primera parte que es como un tercio del trayecto, después de descansar un rato seguimos adelante, esta vez cambiamos de estrategia, yo iba adelante ya que seguirle el ritmo a Gonzalo me estaba matando. Definitivamente Gonzalo tenia razón lo que seguía no era tan duro como la primer parte, además fue mucho más divertido ya que en un momento nos salimos del sendero y tuvimos que trepar por algunas rocas y eso es definitivamente mucho más entretenido.

Luego de un rato y de muchas pausas llegamos a la segunda cumbre, la vista es impresionante, para un lado se ve Santiago o por lo menos lo que el smog deja ver y para el otro lado la cordillera, un panorama bastante impresionante, pero más impresionante aun era lo que faltaba para llegar a la cumbre del Pochoco, me pareció imposible que pudiera llegar pero gracias a Gonzalo que me continuaba diciendo que era poco y que ya casi llegamos tome ánimo y seguimos adelante, después de todo si había podido con la primer parte iba a poder con esto.

Casi llegando a la cumbre el paisaje cambió, parecía mucho más desértico, empezaron a aparecer más cactus y había menos arbustos, definitivamente era un panorama más lindo o por lo menos uno que no había visto antes.

Por fin llegamos a la cumbre, además de la excelente vista la sensación de alivio fue inmensa, había llegado! no lo podía creer. Descansamos un rato y aprovechamos para comer y sacar algunas fotos, cosa que no había logrado hacer antes por razones ya explicadas anteriormente.

Estuvimos un rato y cámara en mano emprendimos el descenso, definitivamente es más fácil bajar que subir aunque tiene sus trucos porque aunque no es tan exigente al los pulmones, el terreno es bastante resbaladizo y hay que tener cuidado de no caerse y además los pies empiezan a sufrir más que en la subida. Aunque bajamos mucho más rápido me pareció eterna, creo que fue porque en la subida la falta de oxigeno en el cerebro me hizo olvidar la mitad del trayecto.

Con el único pensamiento en la cabeza de tomar una coca cola con hielo, finalmente llegamos al fin de nuestro paseo, saludamos a la gente que nos habíamos cruzado en el camino y fuimos directo al primer lugar donde vendían coca cola, definitivamente fue una de las mejores coca colas de mi vida.

Finalmente le quiero agradecer a Gonzalo por haberme invitado a esta caminata que espero que se repita, después de todo ya compre las botas.

viernes, septiembre 15, 2006

Primera publicación mía en un medio escrito



El pasado miércoles al fin salió la cuarta edición de Revista Geográfica y, en ella seleccionaron una fotografía mia para la sección de fotógrafos.

Es una foto sacada en el campo (Parral), en semana santa, justo una semana antes del incendio que destruyó la casa.

martes, septiembre 12, 2006

Escalada


La semana pasada acompañé fui con Giancarlo y un compañero suyo de Copesa a conocer el Mall Sport y aprovechar unos supuestos descuentos que él tenía por el hecho de ser suscriptor de La Tercera.

El hecho es que yo no concía el mall y resultó ser bastante fomeque la cosa, aunque tienen unos jueguetitos envidiables. A la hora que nosotros fuimos ya no quedaba público y era un gran espacio vacío.

Partimos por Sport One, al parecer la tienda más grande, tienen de todo, no es cara, pero el descuento era en un par de marcas, nada útiles y desde el día siguiente a nuestra visita.

Luego fuimos directamente a AndesGear, donde terminé comprándome un arnés marca Kailash bastante aceptable, con este accesorio podría decirse que ya tengo el equipamiento básico para escalada y rapel.

Ayer fuimos al gimnasio el Muro a probar mis cosas y ver que tal me podía desempeñar contra la pared. Para resumir me cagué entero, la cosa se ve peluda desde arriba y, definitivamente a mis brazos les falta mucho training, se me "apopeyaron" por completo, los antebrazos totalmente rígidos para que hablar de los dedos....todo tiriton y sudando a 1000 por hora.

Buena experiencia, pero definitivamente requiero de muchísimo más entrenamiento para siquiera pensar en hacer eso en algún lugar más extremo al aire libre.

Creo importante destacar que el profesor fui yo! (Giancarlo)
Todo partió el sábado pasado, fui a la clase introductoria de escalada deportiva, una clase de dos horas donde te enseñan a hacer el nudo del ocho doble, ponerte un arnés como corresponde y manejar la técnica de aseguramiento. En la escalada una persona va subiendo y otra desde abajo mantiene la cuerda, esta persona es "el asegurador". Tiene su técnica y movimiento el asunto este. También te enseña en la practica como subir unas cuantas murallas con grado 5.8
Esta es una disciplina exigente sin duda alguna, pero muy entretenida, y se hace mas entretenida cuando tienes la confianza en el equipo, el asegurador y los músculos te acompañan, los que no acompañaron a Gonzalo ayer :)...
La verdad es que yo cambie use por primera vez mi arnés y todos mis implementos de escalada.. no encontré tan cómodo mi arnés pero filo.. me acostumbrara supongo, se supone que es filete y muchos locos tenían uno parecido al mió.

Pasado septiembre nos vamos con todo a tomar un curso de un mes como corresponde y después a las ROCAS REALES!

Mas info

lunes, septiembre 04, 2006

FotoTrekking

Al fin lo encontré!! Ayer leyendo el Mercurio en la Revista de Viajes, aparecía una referenciaa www.fototrekking.cl excelente sitio! Pablo Jeffs es el "profe" y para mi sorpresa encontré un testimonio de una hija (Anita Bonifetti) de un amigo de mi papá, por lo que me da buena confianza.

Al parecer iría con ellos el sábado 16 de Sept. al cajón del Maipo a mi primera clase de verdad de fotografía en terreno!

domingo, septiembre 03, 2006

En algún lugar de "Yerba Loca"

Ayer fuimos con Martin y Giancarlo a "Yerba Loca", 4kms al interior de la curva 15 del camino a Farellones, este es un recinto protegido por la Conaf, por lo tanto, hubo que pagar $1.500 por c/u. El mismo guardaparque nos recomendó la ruta a seguir, ya que, había mucha nieve como para dirigirse hacia los glacias, por lo tanto, nos indicó entrar precisamente por un lugar donde hay una barrera y está señalado como "No entrar vehículos y personas".

Unos metros más allá de la barrera dejamos el Nissan de Martín, que fue nuestro transporte esta vez. Comenzamos a caminar unos 300 metros por el camino cruzando un pequeño riachuelo y pasando por una arboleda. Poco más allá decidimos salirnos del camino en dirección a lo que se veía como la cumbre más cercana. En el trayecto hacia el cerro nos encontramos con una hermosa planicie donde había grandes rocas, a las cuales Martin y Giancarlo se les ocurrió treparse. En el mismo lugar hay una arboleda de pinos, bastante curioso para el sector.

Seguimos trepando por la ladera rumbo a la cumbre, buscando el "Refugio Alemán" que nos indicó el personaje de Conaf. De refugio nada por ningún lado, pero las rocas eran fenomenales y la vista impagable. Una variedad de pajarillos con sus cánticos muy simpáticos, unas loicas, zorzales, una especie que no se como se llama que más que volar saltaba y tenía la cola muy parada como un plumero, además de un halcón (o similar)con el pecho completamente blanco que nos siguió un buen rato.

Para ascender a la parte superior de la pared de rocas cada uno de los tres siguió rutas distintas, llegando Giancarlo y Martin al mismo lugar y, yo al borde superior de la pared, unos 100 metros más abajo que ellos, pero con una vista notablemente mejor, ya que el acantilado lo tenía ahí mismo. Para llegar a estos puntos tuvimos que pasar unos matorrales bien espisos, de los cuales ninguno se libró.

Desde ese punto seguimos hacia la cumbre, en la cual ya divisabamos el abandonado refuigo de piedra. En la ruta embocamos a un sendero que seguía hasta la casa de piedra, unos pocos metros más arriba. La casa estaba evidentemente en estado de abandono y, preferimos no entrar ante la posibiliad que hubiesen ratones o algo por el estilo.

Para nuestra sorpresa desde ese lugar se ven las casas de Farellones, incluso algunas de las torres de los andariveles. La nieve debe haber tenido sólo como 10 a 15 cms en ese lugar, pero era de la más agradable, esa que no moja, pero si cruje cuando la pisas, un polvo perfecto. Hacia la cordillera (asumo dirección Este) se veía un hermoso valle que en la tarde Matías Montenegro me aclaro se trata del Valle de la Leona, que conduce a los pies del Plomo. Un poco más al Norte a lo lejos se veía una pared de hielo, asumimos que se trataba de alguno de los glaciares del recinto, pero serán para otra vez que los visitaremos.

En el retorno pusimos la guinda a la torta, llegando casi al auto nuevamente nos salimos de la senda y quisimos acortar camino, pasando por una quebrada. Giancarlo se pegó una buena patinada en el barro que había pero sin mayores tropiezos, Martin siguiéndolo por el mismo lugar terminó tirado en el piso y con una buena capa de barro; yo por mi lado, intentado evitar esa ruta, me desvié unos metros a la izquierda y terminé peor, enterrado hasta las rodillas en una pequeña vegita. Jeje, este fue el detalle para ponerle aún más naturaleza al paseo.

Resumen: en torno espectacular, vista muy agradable, tiempo ideal y distancia más que adecuada para un paseo de una mañana.

Las fotos están en Flickr