jueves, noviembre 23, 2006

Monte Tarn


Domingo, poco antes de las 8AM salimos con Manolo a buscar a Joaquín, luego pasamos por Penny Bamber y Gabriel Becker (aún dormían), para cerrar el equipo con Jordi Plana; llenado de estanque, revisión de aire en neumáticos y rumbo al sur.

La dirección es a tomar la ruta 9 hacia el Sur, siguiendo por toda la costa del Estrecho de Magallanes, en la península de Brunswick. Después de pasar por Punta Carrera, se llega a Rinconada Bulnes, sector donde está la triple bifurcación hacia Puerto del Hambre (izquierda), Fuerte Bulnes (derecho) y, San Juán (derecha). Este último es el camino que lleva a Río San Pedro (es necesario vadearlo) y es el que más cerca deja del Monte Tarn, tras unos 3km de un camino en no muy buen estado, debiendo cruzar pequeños chorrillos, pasar por la playa y, en algunos casos ingeniárselas para superar quiebres abruptos, por lo tanto, un 4x4 o camioneta alta definitivamente son recomendados y casi requisito, de lo contrario la caminata se torna bastante más larga.

Llegando al final del camino, aproximadamente unos 5km antes de Faro San Isidro es necesario dejar el transporte (73km al sur de Punta Arenas ), para internarse inmediatamente en un frondoso bosque que no es muy extenso, pero si bien tupido, siendo necesario en algunas ocasiones pasar por sobre troncos caídos y, en otras, por debajo de los mismos. Desde este punto en adelante el camino está bastante bien indicado, mediante marcas de color rojo o naranjo en los troncos de los árboles, o bien, mediante el uso de trozos de plástico de color llamativo amarrados a lo que se encuentre en la ruta.

Tras el bosque inicial de árboles siempre verdes sigue un espacio más abierto, donde la turba se hace bastante más evidente, con presencia de innumerables arbustos y pequeños árboles. Luego sigue nuevamente un sector de bosque mixto de canelo y coigüe fundamentalmente, acompañado por varias otras especies en menor número. Este bosque alcanza alturas de unos 20m aproximadamente, tornándose a ratos bastante oscuro, a tal punto de no permitir la navegación por GPS en su interior.

El tramo final con flora corresponde a un bosque de baja altura, conformado por Ñirrés, renovales de canelo y Ciprés de las Guaitecas, Michay, Zarzaparrilla y otras especies nativas, incluyéndo incluso una especie de ruibarbo silvestre en algunos lugares. En esta última zona la turba es extremadamente tupida, generando extensas zonas de lagunillas en toda la ruta.

Finalmente se acaba toda especie de flora y comienza la zona andina propiamente tal, repleta de chorrillos producto de los deshielos, en uno de los cuales encontramos dos ejemplares de una pequeña planta o árbol que no fuimos capaces de identificar, pero es posible mencionar que en el estado encontrada es muy similar a un renoval de Araucaria, teniendo todo su extensión cubierta de hojas que nacen desde el tallo mismo en forma triangular, apiladas una sobre la otra; lamentablemente olvidamos fotografiarla.

Desde ese punto el suelo se hace mucho más duro (acolchado antes por la presencia de turbaleS), presentando numerosas zonas de morrenas (acarreos) y delgadas capas de nieve. Rumbo a la cumbre el grupo se dividió inconscientemente en 4 y 2, siendo estos dos últimos Gabriel y Jordi, quienes se nos arrancaron sin previo aviso para subir a la cumbre por una canaleta de nieve. Varios eramos los que queríamos hacer eso, pero por el fuerte viento y la ventaja que Joaquín y Manuel les llevaban, optaron por hacerlo sólo ellos dos.

Al llegar arriba nos dimos cuenta que la cumbre no era la que pensabamos, sino que estaba unos 25m más al Sur, debiendo hacer un pequeño descenso en forma de U, para posteriormente alcanzar la verdadera cumbre, que está señalizada por un conjunto de piedras con una estaca plástica clavada en su centro.

El viento en la cumbre hacia muy dificil respirar y casi completamente imposible hablar, el orden de llegada fue Manuel, Joaquín, Penny y yo, alcanzándola un rato después Gabriel y Jordi. Descendimos un poco hasta la canaleta por la cual subieron
los montañistas para tomar unas raciones de alimento, momentos de fotos muy breves dado el frío extremo propiciado por el característico viento magallánico, si bien no llevamos anemómetro estimamos que la velocidad de este debe haber sido muy cerca de los 100 km/hr.

Una vez en la cumbre la vista es espectacular, apreciando el Estrecho de Magallanes, Isla Dawson, Isla Tierra del Fuego, otras islas adyacentes, la gran Cordillera Darwin, el Monte Sarmiento y toda la península. Dentro de la misma península se yerguen otras cumbres, entre las cuales es posible destacar Monte San Felipe, Cerro Dublé, Pico Nodales, Monte Victoria, Monte Rivera, Monte del Sol, Morro Gross, Monte de Tres Picos y Monte Valenzuela hacia el Estrecho de Magallanes; Tres Morros, Cerro La Caleta, Monte Donoso, Monte Montura, Monte Angelloti, Monte Spoerer, Monte Turco hacia el interior de la península y hacia el Seno Otway. Todo este sector corresponde al extremo sur de los Andes Continentales, pues lo que resta más hacia el sur es parte de la zona insular de la región. Particularmente hacia el SO del Monte del Sol se encuentra la Isla Carlos III, centro de actividades del recientemente inaugurado primer Parque Marino del país bautizado “Francisco Coloane”, en honor al renombrado escritor, lugar de avistamiento de ballenas jorobazas.

Bajamos por sector un poco más al Oeste, con algo menos de nieve para acelerar el descenso, entiendo esta es la ruta normal y, la que nosotros tomamos para ascender simplemente es un atajo. En este tramo Joaquín y Manuel definitivamente se nos perdieron de vista porque bajaron corriendo y, tras de ellos Jordi también. Yo opté por deslizarme sentado sobre la nieve,
forma que Penny imitó y Gabriel disfrutó riéndose. En este sector vi la única especie de fauna en todo el trayecto del Monte, una Perdicita -Thinocorus rumicivorus rumicivorus-, una vez en la playa pudimos ver Carancas -Chloëphaga hybrida- y Quetro no voladores -Tachyeres pteneres-.

La bajada fue el momento adecuado para la fotografía, tomando vistas de Isla Dawson, Faro San Isidro, vistas de los sectores circundantes, de la flora y evidentemente del Monte Tarn mismo. Lamentablemente del Monte Sarmiento no pude obtener ninguna imagen buen, pues estaba un tanto nuboso y, no tengo claridad de hacia donde está, ahora tras verlo en Google Earth creo que quizás si lo podíamos haber visto.

Definitivamente debe haber sido toda una aventura el ascenso para Charles Darwin, pues tanto los turbales como lo tupido del bosque deben haber complicado mucho a los primeros exploradores. La biodiversidad del sector es realmente abrumadora, lo que permite imaginar la impresión que se debe haber llevado el naturalista, mencionando que allí se encuentran los bosques más altos de toda Patagonia.

Recientemente cuarenta chilenos, entre ellos diez mujeres, se enlazaron simbólicamente con el naturalista Charles Darwin en una ascensión al monte Tarn, hito de la vista de Darwin a la región, que subió el científico un día de febrero de 1834, cuando encontró los primeros ammonites -antiguos moluscos cefalópodos de conchas externas enrolladas y simetría bilateral- de los que se tiene noticia en Sudamérica. La actividad se enmarcó en los actos organizados por el Instituto Antártico Chileno (INACH) para resaltar el bicentenario del nacimiento del naturalista, que se conmemorará en 2009.

Revisando un libro de Mateo Martinic (Premio Bicentenario 2006), sobre cartografía de Magallanes, descubrí que el Monte fue bautizado en honor al cirujano J. Tarn, quien viajaba en una expedición británica, este apoyó el levantamiento hidrógráfico del sector mediante el catastro y recolección de especies de flora y fauna.

El Almirantazgo designó como jefe de la misma al Capitán Philip Parker King, experto hidrógrafo; puso a su mando la corbeta Adventure y el bergantín Beagle, seleccionando para las tareas de navegación a un grupo de oficiales y hombres de ciencia. A bordo de la Adventure figuraban T. Graves, Teniente y ayudante hidrógrafo; J. Cooke, Teniente; H. Ainsworth, Master (cuyo nombre corresponde a bahía Ainsworth); R. H. Sholl , J. C. Wickham (cuyo nombre corresponde a la Isla ubicada entre seno Owen y seno Brenton), J. F. Brand y G. Harrison, Pilotos; J. Tarn, Cirujano; G. Rowlett, Contador (cuyo nombre corresponde al cabo situado en Tierra del Fuego frente al canal Gabriel).

Adicionalmente cabe destacar un trabajo (Trabajo Final de Carrera, ETSIAM, Universidad Politécnica de Valencia, Ingeniería de Montes, especialidad Ingeniería del Medio Natural) que han realizado durante este año dos estudiantes (Sergio Navarro Cano, Javier González Higueras) en el entorno del Monte Tarn. Desconozco si el trabajo ha finalizado, pero ya disponen de varios documentos publicados, entre los cuales es posible destacar un Herbario fotográfico y un estudio de Biogeografía del Monte Tarn. Adicionalmente han publicados fotografías de al menos tres de sus visitas al monte:

San Isidro-Monte Tarn (4-5 Enero 2006)
Segunda Ascensión Tarn (22-I-06)
Campo Base 5º visita Tarn y turisteo (10-11-II-06)

De manera similiar puedo mencionar las fotos de "Carlocazo", dentro de su sitio tiene de muchos otros lugares aparte del mismo Tarn.

Las fotos tomadas por mi están aquí, como me ha pasado en ocasiones anteriores, los reflejos de la fuerte nubosidad causan efectos indeseables, tanto de sobre exposición como de colorido, pero ya iré puliendo la técnica.

No hay comentarios.: